24 de septiembre de 2011

¡SE VENDE PAÍS! Informes: Palacio de Nariño


Mientras los medios de comunicación burgueses sólo muestran a la población de Puerto Gaitán como los agresores de los pobrecitos esmad, hacemos las denuncias correspondientes a los hechos que se han presentado en los últimos días y también de los abusos por parte de las multinacionales de las que son víctimas tanto la población de Rubiales como los trabajadores.

Los trabajadores de las empresas multinacionales en el Meta son en su mayoría tercerizados y cuentan con unos salarios precarios. Sin embargo, son expuestos a condiciones laborales inhumanas desde cualquier punto de vista. Por otro lado, es de conocimiento general el impacto ambiental negativo que trae consigo una explotación petrolera; además de la expulsión de sus territorios a comunidades indígenas. Para colmo de males, los rendimientos que dan por regalías son mínimos.

Entre junio y julio de este año los trabajadores de la empresa Montajes JM se habían levantado en huelgas denunciando violaciones de derechos laborales. Por un intento de sindicalización, la Multinacional Cepcolsa, procedió a cancelar de manera arbitraria e irregular el contrato que tenía con esta empresa, dejando sin trabajo a más de 1.100 trabajadores. Es de anotar que desde que los trabajadores decidieron manifestarse han sido víctimas de las más duras agresiones por parte de la fuerza pública y de la seguridad de las multinacionales.

En el mes de agosto se propusieron unas mesas en las cuales no hubo ningún resultado para la mejora de las condiciones de los trabajadores. Por tanto, ellos se vuelven a levantar la semana pasada en paro de trabajadores. En esta ocasión las agresiones del ESMAD han sido más brutales y han afectado a mujeres y  niños de la comunidad. Los heridos se estiman en más de 20. También se han lanzado artefactos desde helicópteros para culpar a los manifestantes de los daños. El gobierno ha autorizado el ingreso de la policía y el ejército con el fin de desalojar a los trabajadores de Rubiales. Esta acción podría terminar en una masacre de trabajadores que claramente quedaría impune y los militares como “héroes” El bloqueo de la vía de Rubiales hacia Puerto Gaitán ha sido un instrumento que han usado las multinacionales para impedir el paso de los trabajadores impidiendo su derecho a protestar.

Los medios burgueses reportaron hoy una calma en la zona, pero ayer mismo el propio director de la Pacific Rubiales no aceptaba dialogar con los manifestantes, lo cual los medios  no contaron. Sin embargo, hoy se pudo concertar una mesa de negociación conformada por representantes de Pacific Rubiales, del gobierno y de los trabajadores. Ojalá sirva de algo y no pase como en anteriores ocasiones.
Este panorama es resultado de las acciones en las que el gobierno le vende el país a empresas multinacionales, quienes explotan nuestros recursos naturales pasando por encima de nuestras poblaciones. Ante cualquier muestra de inconformismo por parte del pueblo, este se calla a través de la fuerza. Estas acciones procuran la concentración del capital en unas pocas manos y propenden por hacer la brecha entre ricos y pobres cada vez más grande.

Queremos una sociedad nueva en donde el territorio de las comunidades indígenas sea respetado. En donde nuestro ambiente no sea destruido por el afán de explotación del recurso natural y en el caso de que se explote, sus rendimientos sirvan para el bienestar del pueblo y no de unas pocas manos representadas en una multinacional.
FUERA MULTINACIONALES DE RUBIALES Y COLOMBIA.