19 de septiembre de 2011

La Huerta SUE volverá a sembrar Sueños y Rebeldía

El gobierno de los estados unidos certificó a Colombia en Derechos Humanos, por lo cual le dará la suma de 23 millones de dólares. Esta será destinada a ayuda militar en nuestro país.

A este hecho tan absurdo surge principalmente un interrogante. ¿Cuál es la autoridad moral de Estados Unidos para certificar a otro país en derechos humanos? Un país en el que existe la pena de muerte, en el que la discriminación racial está presente en todas las instancias de la sociedad, en que la sindicalización y la protesta por parte de la población, son perseguidas. En donde se ve el esplendor de la mercantilización en la prestación de los servicios de salud y la educación. En donde la tortura y la extrema violencia para obtener confesiones de sospechosos son prácticas comunes.
Por si fuera poco, estas transgresiones han sobrepasado los límites de sus fronteras. Estados Unidos ha utilizado armas biológicas en contra de países como Vietnam donde empleó el agente Naranja que trajo consigo consecuencias nefastas para la población. La utilización la bomba atómica en contra de Hiroshima y Nagasaki también es uno de los hechos más deplorables que ha cometido esta nación. Las torturas por parte de soldados americanos a presos en la cárcel Abu Ghraib, Irak y las guerras que ha propiciado entre este país y Afganistán. Innumerables abusos por parte de estados unidos se han registrado en la historia.

Por otro lado, de que país están hablando cuando dicen que se ha mejorado la situación en derechos humanos. No debe ser Colombia pues acá todos los días se dan casos de asesinatos extrajudiciales, desapariciones forzadas y falsos positivos por parte de los militares quienes son colaboradores de grupos paramilitares. En cuanto a la situación en las cárceles la tortura y maltrato de detenidos, el hacinamiento e inseguridad en prisiones hace parte del día a día de los presos, a los cuales también les reprimen cualquier intento de reclamar sus derechos. Acá se intenta cambiar la constitución para poder sacar a militares que están condenados precisamente por violaciones a estos derechos.
Por otro lado, son constantes las amenazas y persecuciones por parte de grupos paramilitares en contra de estudiantes y defensores de derechos humanos, quienes también sufren de detenciones arbitrarias por parte de la fuerza pública.
Se hace evidente la hipocresía existente detrás de este “reconocimiento”, pues siendo las FFMM un ente que no respeta los derechos humanos, ese dinero se enviaría precisamente para financiarlas. Al contrario, este dinero estaría financiando más y más abusos de parte de los militares hacia el pueblo.

No nos interesa recibir esa “ayuda” de parte de Estados Unidos. No queremos dinero manchado con sangre de personas que sufren día a día abusos por parte de ese gobierno. No queremos que ese país financie la represión para hacerla más fuerte de lo que ya es.