13 de septiembre de 2012

30 años del "Caso Colectivo 82"



A nosotros no nos asesina el que dio la orden ni el
Que lo ejecutó Nos asesina el olvido
El día en que no estemos en la brega,
en los sitios de trabajo, en la marcha,
 en la movilización; el día que no estemos
 en los corazones y luchas diarias 
de nuestros compañeros
ese día si moriremos.

Hoy se cumplen 30 años de la desaparición forzada de 13 personas, un campesino, un mecánico y 11 estudiantes. 

Era el año de 1981 cuando fueron secuestrados los hijos del terrateniente y narcotraficante Jader Alvárez, el secuestro de los menores, culminó entre finales de mayo y comienzos de julio de 1982, cuando fueron asesinados los niños Álvarez por sus captores en las veredas de Murcas y Patio Bonito jurisdicción del Municipio de Gachalá (Cund.), donde fueron encontrados sus cadáveres entre costales el 18 de septiembre de 1982, por miembros del F-2 del estado mayor de la Policía Nacional. La investigación de este secuestro fue realizada por personal de la DIPEC al mando de su Comandante, el entonces Coronel Nacin Yanine Díaz, quienes procedieron a efectuar una serie de detenciones de quienes consideraron podían tener relación con el secuestro y asesinato de los niños. 

Entre el 4 de marzo de 1982 y el 13 de septiembre del mismo año, dentro de los operativos desplegados por el F-2, fueron detenidas o desaparecidas trece personas, dos de las cuales fueron posteriormente asesinadas. Los 11 estudiantes detenidos y desaparecidos hacían parte de grupos de estudio y trabajo de la Universidad Nacional y de la Universidad Distrital, varios de ellos del grupo de estudio Orlando Fals Borda. 

El Coronel Nacin Yanine Díaz y varios de sus hombres pertenecientes al F-2 organismo de inteligencia de la Policía, son señalados de sospechosos, pues en varias desapariciones de 1982 fueron realizadas por agentes vestidos de civil pero usando carros del F-2, constatado en las pruebas del abogado por medio de las placas de los vehículos. Los funcionarios fueron juzgados por la Justicia Penal Militar en 1987, absolviendo al coronel y a otros 5 integrantes del F-2 relacionados con las desapariciones; a pesar de que previamente a esta decisión, el juzgado 56 de instrucción criminal los había hallado responsables de la múltiple desaparición. 

30 años después, sus familiares y compañeros continúan en la búsqueda y en la lucha, exigiendo a una justicia en la que reina la impunidad que se aclaren los hechos y se juzguen a los culpables. El día de hoy se hizo un acto conmemorativo de reconstrucción de memoria colectiva, donde los familiares relataron sus testimonios y el abogado del caso explico la situación actual, el ejercicio realizado intenta construir la historia de los sin voz, es una lucha en contra de la institucionalización de la memoria y la impunidad, el Estado siente como necesidad el control de la memoria, la oficialización del olvido y la imposición de la verdad jurídica, para disgregar las luchas e invisibilizar el pasado que ha construido este presente, los recuerda como un simple caso archivado, sus familiares y compañeros los recordamos como desaparecidos políticos, que junto con ello existen más de 51.000 desapariciones (según cifras oficiales).

Exigimos a la fiscalía de pronta solución al caso colectivo 82, y a los miles de casos de desaparición forzada perpetuada por el Estado Colombiano.Mientras tanto, ASFADDES (Asociación de Familiares de Detenidos Desaparecidos) en cabeza de Doña Josefa, madre del desaparecido Edilbrando Joya siguen exigiendo justicia.