26 de septiembre de 2012

“RODEA EL CONGRESO” CONTRA LAS MEDIDAS DE AUSTERIDAD




Hoy mas de 12 mil personas se reunieron bajo la consigna “Rodea el congreso” en la capital de estado español. Fue una movilización impulsada por un gran número de organizaciones, dentro de ellas la Coordinadora 25s,  y movimientos sociales en contra de las medidas de austeridad impulsadas para salvar a los banqueros europeos. Como era de esperarse el gobierno fascista y neoliberal trasladó a toda su fuerza represiva a los alrededores del congreso en la capital.

Agentes de la policía antidisturbios usaron sus armas contra manifestantes y capturaron a algunos de ellos en furgones durante la manifestación de miles de personas cerca del Congreso de los Diputados, en Madrid. Algunos manifestantes tiraron barricadas y lanzaron piedras y botellas a las fuerzas del orden. Según imágenes de televisión, los agentes respondieron con golpes a los manifestantes y un productor de televisión de AP vio a varias personas con sangre en la cabeza a las que la policía se llevaba a rastras.

Al menos 64 personas, entre éstas dos policías, resultaron heridas y 28 fueron detenidas. La manifestación, organizada bajo el lema "Ocupemos el Congreso", atrajo a miles de personas de toda España, cansadas de nueve meses consecutivos de dolorosas medidas de austeridad que impuso el presidente del gobierno Mariano Rajoy y su mayoría legislativa. Protestas de menor escala atrajeron el martes cientos de manifestantes en Barcelona y Sevilla.

"Gobierno dimisión", gritaban algunos de los manifestantes antes de que estallaran los enfrentamientos, mientras otros pedían: "Menos policía, más educación". Muchos, con las manos en alto, coreaban: "Manos arriba, esto es un atraco", expresando su impresión de que los más pobres están pagando la crisis mientras los banqueros están siendo rescatados.

La actitud conservadora del gobierno del Estado Español demuestra lo poco que le importa el pueblo al neoliberalismo. En este momento se ratifica que somos solo una cifra para este mundo financiero que solo responde a interés de la burguesía internacional y no tiene en cuenta lo que piensa el pueblo para tomar decisiones que lo afectan de manera tan directa.

El Estado Español se debate en su segunda recesión en tres años y con una tasa de desempleo cercana al 25%. El gobierno ha adoptado medidas de austeridad y reformas económicas en un intento por convencer a sus socios del euro y a los inversores de que ha tomado en serio la meta de reducir su abultado déficit presupuestal al 6,3% del producto interno bruto en 2012 y a 4,5% el año en 2013.

La crisis económica, consecuencia del estallido de la burbuja inmobiliaria, condujo a España a la recesión, dejando a millones de personas sin trabajo y a muchas familias en la pobreza. Pero los manifestantes consideran que las políticas del Gobierno, que incluyen recortes de gastos y subidas de impuestos con el fin de reducir el déficit público, afectan a los más pobres y achacan la crisis a la corrupción, a las finanzas y a las políticas llegadas de Bruselas, que tachan de injustas.