13 de septiembre de 2012

Las Islas del Rosario convertidas en Islas del Calvario



En el mar Caribe, donde se encuentran ubicadas las islas de San Bernardo y las Islas del Rosario, planea el Ministerio de Ambiente tener el primer Parque Nacional Natural Corales de Profundidad en Colombia,  ya que en la zona abundan los arrecifes de coral que son de vital importancia a nivel ecológico y ambiental, y de ahí la necesidad de la preservación de esta zona. Este proyecto se podría hacer realidad a finales de septiembre de 2012, pero otro proyecto planteado por el Ministerio de Minas podría afectar el futuro de esta área marina. Estudios realizados indican que donde se realizará el Parque se encuentra en parte del bloque norte petrolero donde Ecopetrol junto con BHP Billiton, la transnacional de Cerromatoso, tienen intereses en explorar, la población que vive en las islas del rosario serian gravemente perjudicadas ante cualquier decisión que se tome sobre la zona marina, ya sea por la “protección ambiental” o por la extracción de petróleo.

La población de las Islas del Rosario se han visto amenazada por las autoridades para desalojar sus tierras, a causa de que no tienen contrato de arrendamiento sobre los terrenos viéndose beneficiados los ricos de la isla, pero estando perjudicada la población negra que ha residido en esta isla más de 200 años, obligándolas a irse de sus tierras violándoles el derecho que tienen sobre el territorio las comunidades negras y nativas. La alternativa que se les propone a la comunidad por parte de sectores ambientalistas es la de desalojar la isla para la preservación del lugar, mientras el Instituto colombiano de Desarrollo Rural -INCODER – ya tiene todos los estudios ambientales y sociales de la zona para imponer la existencia de una eco región definiendo quienes habitan la isla y bajo qué condiciones.  Las comunidades han acudido varias veces a la Corte Constitucional sin tener aún alguna respuesta sobre su futuro en la isla, por ahora estos habitantes se encuentran preocupados porque se les ha prohibido la pesca por habitar cerca de un Parque Natural y les han destruido las viviendas construidas por ellos.

Las decisiones que se tomarán al respecto estarán comandadas por los dos Ministerios pero por ahora, sin la participación de la comunidad afectada, violando el derecho de la consulta previa de las comunidades en las decisiones de su territorio.  Pareciera que los hidrocarburos fueran una maldición de nuestro país, pues cada vez que se descubre la existencia de estos en el territorio colombiano, los habitantes de las regiones sufren un calvario por las decisiones impuestas por el gobierno nacional y las trasnacionales hambrientas de dinero.