9 de septiembre de 2012

Militares en la MANE




Presencia de policías en la portería principal de la UIS, vigilantes armados y un grupo del ESMAD postrado a un lado de la entrada son pruebas de las promesas incumplidas por el gobierno Santos de dar garantías democráticas a los estudiantes.

Sin importar lo anterior la Mesa Amplia Nacional Estudiantil decidió reunirse allí para dar lugar al quinto encuentro nacional de la MANE, lo que sirvió no sólo para avanzar en la construcción de propuesta de nueva ley de educación, sino para develar como es el ambiente de represión en la universidad.

Lo primero fue ver el grupo del ESMAD y las tanquetas parqueadas en la misma cuadra de la universidad, lo segundo fue encontrar que dentro de la portería principal hay miembros de la Policía Nacional al igual que vigilantes armados, pero sin lugar a dudas lo que más llama la atención son los patrullajes del ejército.

En la mañana del domingo 9 de septiembre, mientras los participantes del quinto encuentro de la MANE se encontraban desayunando, un camión del ejército se estacionó frente a la entrada principal de la Universidad Industrial de Santander, de inmediato se bajaron varios soldados fuertemente armados quienes empezaron a recorrer  los alrededores.

Este hecho llamó bastante la atención de los estudiantes quienes apresurados, empezaron a entrar a la universidad; enseguida hizo presencia un grupo de derechos humanos quien le preguntó a los uniformados la razón de su presencia a lo que estos argumentaron que se encontraban desayunando.

Surgen varias preguntas de este hecho, de tantos lugares en Bucaramanga ¿por qué escogieron ese lugar? ¿Por qué desayunar armados al frente del lugar donde se realiza un encuentro nacional de estudiantes? Y ¿será que en el batallón no están alimentando a los soldados?

ESTA ES EL CIVIL QUE ACOMPAÑABA A LOS SOLDADOS
Otro hecho a resaltar es que un sujeto vestido de civil se lanzó sobre el camarógrafo que estaba documentando el hecho exigiéndole identificación y tratando de quitarle la cámara, tras este hecho el grupo de derechos humanos de SINTRAUNICOL habló con el sujeto para saber quien era y de donde sacaba autoridad para exigir documentos, el sujeto no supo responder y se fue del lugar junto con el camión del ejército y los militares.

Este hecho se muestra como un acto de provocación por parte de las fuerzas armadas quienes mediante la intimidación intentan frenar los avances de movimientos estudiantil.

Nos permitimos publicar las fotos para hacer la denuncia